escuchaste eso?... no, olvidalo... no hay lobos en la ciudad... o si?


sábado, 23 de julio de 2016

La carpeta de los recuerdos parcialmente encontrados

En algún momento a finales del año pasado... sino mal recuerdo... perdí la incalculablemente inmensa carpeta de mis fotografías y videos digitales: Adquirí mi primer celular "con cámara" a mediados del 2007... y a pesar de que no tenía mucha memoria y el tamaño de las fotos no era genial, la posibilidad de descargarlas a la computadora aumentó exponencialmente la cantidad de fotos que tomaba (ademas de que para los 3mp las fotos eran muy buenas)... si tienen más de 25 años comprenderán a que me refiero, después de que tomábamos 24 fotos en 6 meses o en unas vacaciones, pasamos a tomar 24 en una semana o en un día en el museo... Aquel celular siguió conmigo hasta el 2013 cuando mi ex me regaló uno "inteligente" que aun tengo... y bueno, cuento la breve historia de mis celulares con cámara simplemente para poner contexto a la cantidad de fotos que se desvanecieron... Debo admitir que cuando me di cuenta de que la carpeta en cuestión ya no estaba no entré en pánico ni lloré (como cuando desapareció mi música) ni nada... fue triste pero indoloro... de cualquier modo le pedí a un buen amigo que intentara recuperarlas, poco tiempo después me envió de regreso mi disco duro externo con una carpeta llena de archivos recuperados que no pude siquiera revisar...

Si han leído mi nuevo blog sabrán que dejé mi trabajo e intento sobrevivir un año sabático... tengo, técnicamente mucho tiempo libre aunque mi nivel de motivación sea casi inexistente... Eventualmente, sin embargo, me convencí de revisar aquella carpeta... cuando lo hice lo más triste fue encontrarme con que la mayoría de los archivos estaban dañados, obviamente, por lo que las imágenes se habían perdido en diversos porcentajes algunas incluso en su totalidad... aun así, volver a ver las pocas fotografías que sobrevivieron fue sumamente reconfortante, no solo por que están ahí, sino por que representan la mejor parte de mi memoria... en general uno no toma fotografías de momentos malos o trágicos... solo hay fotos "felices"... éstos instantes capturados en pixeles que nos recuerdan que estuvimos ahí y que criaturas que amamos y nos amaron estuvieron ahí con nosotros... así que, aun cuando la depresión succione lo mejor de mí y manipule mis recuerdos hay algo que no puede arrebatarme, estos instantes congelados en bites que prueban que ha habido colores, que ha habido risa... aunque algunos de mis niños ya no estén conmigo, que mis amores se hayan ido, estuvieron y tuvimos una buena vida juntos... habrá tiempos mejores...

A principios de éste mes me inscribí a una clase de nahuatl y danza mexica... asistí a 2 clases y decidí no regresar... eso ya no es para mí... Supongo que la mayoría cargamos una lista mental de lo que haremos, o volveremos a hacer, cuando tengamos tiempo, cuando no necesitemos trabajar tanto, cuando tengamos dinero, etc... lamento decirles que cuando ese momento llegue, si llega, ya no querrán hacer esas cosas, al menos no como habían pensado, por que uno cambia y la energía y motivación cambia con uno...
Si regresamos en el tiempo a mis 24, me encontrarían danzando al ritmo del huehuetl... créanme, quisiera seguir haciéndolo, amo danzar, amo el huehuetl, los caracoles y las semillas... amo el significado y la carga de tradición corporal... y verdaderamente me interesa aprender nahuatl... pero la convivencia forzada y danzar por horas bajo el sol en pleno cenit, me quitaron los ánimos... estoy muy vieja para gastar mi tiempo sintiéndome incomoda bajo el sol inclemente... el lobo ríe por que tampoco gusta del sol... "ya encontraremos otros dioses para quienes danzar a la luz de la luna"

1 comentario:

  1. cargar la depresion es dificil, pero siempre hay un espiritu que nos puede acompañar a cada evento, y eso alivia algo.

    ResponderEliminar