escuchaste eso?... no, olvidalo... no hay lobos en la ciudad... o si?


jueves, 4 de junio de 2015

Sobre el contexto y las relaciones interpersonales

Alguna ves te ha parecido que si hubieras podido sacar tu relación de contexto, hubiera funcionado?... yo de hecho he asegurado que así hubiera sido en más de una ocasión... me refiero a desaparecer de la actual situación, cambiando la locación, la sociedad, los alrededores... la familia... Como de pronto encontrarse solos en medio del bosque o en una isla desierta... quizá sea un pensamiento muy carente de sentido pero es solo que, el contexto, al final, define la situación, define a las personas y sus relaciones... Precisamente regresaba a esta linea de pensamiento cuando estaba escuchando esa vieja canción de Yellowcard, Ocean Avenue, en particular esta linea:

If I could find you now things would get better (si pudiera encontrarte ahora, las cosas serían mejores)
We could leave this town and run forever (podríamos dejar esta ciudad y correr por siempre)
Let your waves crash down on me and take me away (deja que tus olas golpeen en mi y llévame lejos)

En general es un tema recurrente en la música, la literatura y el cine por que muy a menudo pareciera que el contexto está en contra nuestra, que nos ha maldecido... han escuchado esa canción de Josh Ritter "The Temptation of Adam"?, escúchenla... escúchenla ahora mismo... es la historia de este joven y esta joven que se enamoran al pasar tiempo juntos en un deposito de misiles, mientras esperan que se desate la tercera guerra mundial, hasta que un día se hace claro que tendrán que separarse y mientras se acorta su tiempo juntos él piensa lo genial que sería quedarse ahí con ella, en el deposito, no les importaría que el mundo acabara y se siente tentado a volar los misiles por que sabe que su amor no va a sobrevivir afuera... que no va a sobrevivir a la realidad... es mucho más hermosa en las palabras, voz y guitarra de Josh pero la idea es esa... la complejidad de los contextos particulares se interponen... la luna de miel y las vacaciones nos unen al sacarnos de contexto, convirtiéndonos en cómplices de la aventura, en partícipes inseparables de una experiencia, sino idéntica, similar, pero tarde o temprano uno tiene que regresar a la realidad: a las jornadas de 10 horas, al trafico, a las responsabilidades, las cargas, los cachorros, las peleas, los silencios, el cansancio, las familias, la carga social, la diferencia de sueldos, la diferencia de horarios... las diferencias a secas... una vuelve a ser la eterna novia con cola que escucha frecuencias inaudibles y aquél el eterno humano que imita aullidos y tiene sombra de lobo...

Pero el contexto es también la unión de fuerzas gravitacionales, centrifugas y de inercia que acercan... que irónico, no?... por que hubo un contexto exacto, una serie de sucesos que lo llevaron a uno a un punto que pareciera de inicio pero que fue en realidad parte de la sucesión de eventos y contextos que llenan nuestra vida... un punto compartido por y en el contexto... la sucesión de puntos se convierte en una linea que podemos seguir con el dedo metafórico a lo largo de los recuerdos... ahí empezó medio dudosamente y continuó en linea visible y luego se perdió en el fondo, en la estática... en el contexto...

Y a veces resurge... de entre la estática...
Como las amistades. Les ocurre? mis amigos y yo somos criaturas muy distintas... me atrevería a decir que lo único que nos une, a menudo, es el contexto... o, mas bien dicho, el recuerdo de aquel contexto que nos uniera en el pasado, ese momento que compartimos en el que la linea fue nítida y bien definida... y que es, trágicamente, irrepetible, que solo funciona ahí en esa suerte de variables convergiendo en un momento específico...
Claro que también existe la serendipia de reencontrarse con una conexión del pasado, rodeados de un contexto distinto... un contexto quizá mas benévolo...

Los dioses y los espíritus cuentan posibilidades infinitas que solo entenderemos en retrospectiva... cuando podamos extraer los recuerdos, exprimiéndoles detalles y contexto.