escuchaste eso?... no, olvidalo... no hay lobos en la ciudad... o si?


jueves, 1 de enero de 2015

De decepciones, maquinas del tiempo y zoológicos

Ha pasado algún tiempo desde la última vez que estas lobunas manos escribieron algo... supongo que lo mas sensato sería dedicar algún tiempo a contar que ha sido de esta criatura en su insistente necesidad de sobrevivir dando tumbos por la ciudad en incansable búsqueda de los suyos... lo haré... eventualmente... de a poco... pero, por ahora diré que, al menos hasta este momento, he fallado... no he encontrado ningún otro lobo... pero no pierdo la esperanza, ¿saben?


Recuerdan al hombre con sombra de lobo?, regresó al río por mi, aulló mi nombre a lo lejos, logró imitar el aullido con excelente precisión... no cruzó el rió, por supuesto, pero sobra decir que lo seguí de nuevo, semillas, cachorros y todo, de regreso a la tierra de los buitres de metal... aquellos fueron buenos tiempos, tiempos en los que fui muy feliz y que creí que se extenderían por siempre... y con esto sabrán que se han acabado, y es que las sombras son siempre engañosas... y los hombres no son lobos, no saben nada de manadas, son egocéntricos y nunca olvidan las mordidas pasadas... y así, al descubrir la verdad y al ser recordada que aquella casa era propiedad del hombre y solo del hombre, llegó la hora de arrancar las enredaderas, recoger las semillas, llamar un taxi, una mudanza y atravesar la ciudad, de nuevo... a donde ir cuando no hay un hogar a donde volver?... la respuesta no es en realidad importante pues las perspectivas cambian, cambian cuando has tenido que ir de un lugar a otro una y otra vez, mi hogar es el que llevo a cuestas, con mis cachorros, mis semillas, mis libros y ropa... el bosque esta en mi... en mi siempre... donde habita el Lobo, atento a mis acciones, con una palabra de aliento o de desapruebo lista para mi... "estaremos bien, eres fuerte, pudiste levantar un bosque entero a mitad de la nada, a mitad de todo"

Con un suspiro uno acepta que el amor, el amor por si solo es suficiente por un breve tiempo... el paso siguiente es complicado.

No ha sido fácil, ya lo saben, las raíces se quedan... fue tormentoso... fue decepcionante... muy decepcionante... y francamente es horrible solo pensar en tener que volver a empezar... empezar de cero... Aunque... quizá pareciera que soy una criatura solitaria, recelosa de la sociedad... y, en parte lo soy... pero no estoy completamente sola y comprender la extensión de las contadas amistades que tengo me reconforta sobremanera...
Cuando uno siente que se ha perdido a si mismo lo mejor es viajar al pasado, buscarse una maquina del tiempo: con suerte basta con verse a través de los ojos de los viejos amigos para saber... "oh, así que ahí estabas"


Hace no mucho cumplí 30 años viviendo en este cuerpo humano, ¿saben?... 30 años de odiar la ciudad y planear mi escape a tierras mejores, a tierras mas fértiles... pero finalmente me di en la nariz con la inevitable comprensión de que es demasiado tarde, la ciudad me ha embrujado... ya no seré capaz de dejarla y sobrevivir, como le pasa a los no-humanos en los zoológicos, ya no tienen oportunidad de ser libres sin morir en el intento...quien iba a decirlo?... esos museos interesantes, inmensas tiendas de libros de viejo y nuevo, las diversas ferias anuales de los libros, el transporte colectivo, las calles del centro, las opciones vegetarianas... los sueldos... no me imagino que el espantapájaros vaya a leer esto, pero si lo hiciese seguro tendría una sonrisa de esas que dicen "te lo dije"... y no es que por arte de magia las cosas malas de la ciudad hayan desaparecido, para nada, es solo que ahora acepto que tiene grandes ventajas, grandes comodidades... la flama de las polillas, me imagino... ¿eso me convierte en polilla también...?


Odie esta época navideña, por lo de siempre, los humanos enloquecen en las calles y la pirotecnia que nos lastima tanto la nariz y los oídos... pero también por que sufrí el síndrome de las navidades comparadas y fue doloroso recordar las dos últimas... el año pasado iniciamos nuestra "tradición" de poner el árbol y adornarlo con figuras varias de caricaturas, anime, películas... y colocamos el nacimiento alien (as in xenomorph) que quedó genial y fue un gran éxito... todo lo cual, obviamente, no tiene el menor sentido ahora...


Recibí el 2015 viendo una película: Julie and Julia, que me gustó mucho, debo decir, es algo como un Las Horas versión irrealmente feliz y terriblemente esperanzadora, tomando en cuenta que esta basada en un libro que a su vez esta basado en un blog escrito por una de las mujeres, acerca de la otra... si es que eso tiene sentido... como sea... son dos mujeres de épocas distintas unidas por un libro de cocina francesa, una lo escribe y la otra trata de reproducir cada una de las 500 y tantas recetas en un año, y ambos personajes tienen de esos esposos positivos que alientan a su pareja a crecer, apoyan sus decisiones, las presionan a continuar sus proyectos a los cuales les dan valor e importancia sin sentir su ego disminuido... osea, en una sola película hay 2 de estos... increíble... injusto... pero al parecer, posible...


"estaremos bien, eres fuerte, pudiste levantar un bosque entero a mitad de la nada, a mitad de todo"
y lo haré de nuevo...

1 comentario: