escuchaste eso?... no, olvidalo... no hay lobos en la ciudad... o si?


sábado, 8 de octubre de 2011

La teoría de la orquídea

El otro día entró una hermosa mariposa nocturna a mi cuarto... completamente negra, enorme... hermosa... volaba pausadamente, no como las pequeñas... supongo la gracia de sus movimientos se debía a su impresionante tamaño... entró silenciosa, quizá llamada por la luz o por el calor del cuarto... corrí tras ella, la observé, fascinada, entrar y acomodarse sobre el closet... y luego reacomodarse en una trabe cerca del techo... su aparición me hizo sonreír... y, al igual que el lobo, la miré con detenimiento por largo rato... luego volvimos a nuestros asuntos y ella pasó a ser parte del lugar, de vez en vez la vimos volar de un lado a otro, con aquel grácil y pesado vuelo... luego de la atareada noche, el anuncio del alba nos concedió el sueño no sin antes asegurarnos del paradero de la nueva inquilina... El gato la mató mientras dormíamos.

Antes de que el lobo me encontrara me sentí siempre fuera de lugar, siempre extraña... luego que él me encontró me sentí aun más fuera de lugar y me supe una extraña... es curioso... sin embargo, hay cierta paz en seguirle los pasos, mirar con sus ojos y echarse en el piso, junto a él.
Lo recuerdo diciéndome que lo superaría todo, siempre... "somos sobrevivientes, es lo que hacemos"... no le creí entonces, pero es verdad, todos los somos, todos aquellos que estamos vivos lo somos... somos sobrevivientes... y todo hemos de superarlo, todo excepto una cosa... esa capaz de arrebatarnos el titulo...

A lo largo de mi vida he deseado infinidad de cosas, he soñado con algunas de ellas, con ciertas situaciones, con ciertos logros... y sin embargo, desde pequeña aprendí que no habría de obtener aquellos objetos de mi deseo... y poco a poco dejé de desearlos y por lo tanto de intentar obtenerlos, sin embargo no se fueron jamás de mis sueños, para herirme, para hacerme desearlos y desear no desearlos y desear jamás intentar obtenerlos... dicen que hay una diferencia entre aquellas cosas que podemos obtener y aquellas que no y que hay que conocerla lo antes posible, yo aun no la conozco... he intentado muchas cosas, muchas... e inevitablemente las he abandonado... el lobo sacude la cabeza con desapruebo pero dice que está bien, por que nada hemos de llevarnos... esas pérdidas las he superado, como dijo también que lo haría... extrañamente han dejado vacíos enormes que no he podido llenar... los vacíos que deja la pérdida de aquello que nunca tuvimos son una herida virulenta que acaba por extenderse y corromperlo todo... sabes que es así cuando haz dejado de intentarlo, cuando te das cuenta que poco a poco crece el vacío de las cosas jamás obtenidas, vaciándote por completo... dejando un enorme cascaron.
"Estas viva... Tienes el estomago lleno y donde dormir... Hay presas y río... Tienes suficiente, tienes demasiado."... y lo sé... lo sé... pero y si no es suficiente?... me prueba eso ajena al lobo?... Hay un bosque creciendo en mi pecho, las semillas se desbordan y no encuentran tierra fértil para germinar... ¿cómo puedo prenderle fuego y olvidarme de él?... me repito "es suficiente, es demasiado" como un mantra lobuno para acallar las voces, para aceptar el camino. El lobo pelea, él pelea... pero yo no se elegir mis batallas... "simplifica" dice... y termino repitiendo el mantra... "es suficiente, es demasiado"

La orquídea...

Iba a comprar una orquídea... blanca... debo decir que las orquídeas nunca fueron mis flores favoritas, las encontraba un tanto sugerentes... pero algunas cosas cambian... las orquídeas siguen siendo orquídeas... y siguen pareciéndome sugerentes... sin embargo, de pronto, al ver esta hermosa orquídea blanca quise tenerla en mi cuarto, en ese creciente "jardín" interior donde solo hay verde... las flores son en esencia entes del sol, por lo que no se ven creciendo en interiores... es irónico, o cruel, las flores han tenido mala suerte conmigo o yo con ellas... las plantas de interior van conmigo, pero las flores no... comienzo a pensar que es una señal de los espíritus... una metáfora... o una maldición...  y al rededor de esto el asunto de la orquídea-mariposa nocturna, que gusta de crecer en interiores... suena a esperanza...

En realidad no compré la orquídea... se me dijo "está muy cara... se te morirá pronto... no vale la pena", lo refuté todo "voy a comprarla y punto"... luego, poco a poco acepté los contras como verdaderos y como obvios... "no vale la pena" acabé diciéndome... el lobo se molestó por el asunto "perdiste las presas y el río" me dijo. Ahora el asunto de la orquídea se pudrirá en mi interior... voy a superarlo... "es suficiente, es demasiado"

1 comentario:

  1. el sueño no es un reclamo o una burla de aquello que nunca tendrás, es otra realidad, lo se, he estado ahí. Es diferente a este mundo lleno de totalidades y extremos, va a otra velocidad y es mas extenso pues el cansancio pocas veces llega a ti, hay sinsabores claro, pero allá como aquí hay que aprender a vivir de acuerdo a lo que podemos tener y no; allá como aquí hay que aprenderse su lugar; alla como aqui perder la fe es estar muerto sin morir.

    ResponderEliminar