escuchaste eso?... no, olvidalo... no hay lobos en la ciudad... o si?


miércoles, 21 de septiembre de 2011

La espera (a petición)

No creo que pueda encontrarse un mejor maestro en esta vida que un jardín.

Yo tengo un pequeño jardín donde trato de criar diversas flores, un pequeño árbol frutal, algunas sávilas, cactus, algunas otras plantas varias... y un sentido de la vida.
Un jardín te enseña todo lo necesario para vivir... te enseña sobre relaciones personales, sobre la gente, el mundo, las situaciones... te enseña sobre perseverancia, selección, decisión, equilibrio, individualidad, esperanza y aceptación... pero por encima de todo te enseña paciencia... sí, en un jardín y en el mundo, hay que saber esperar...

Una semilla tarda en germinar... y luego en crecer... y en echar flores... y algunas veces pasarán muchos días para que nos demos cuenta de que murió sin siquiera abrirse... y que hay que volver a empezar.

A menudo me recuesto en el piso y observo a los árboles que se yerguen hacía los cielos, los miro y me pregunto si ellos se preguntan ¿qué ha de ocurrir con las miles, quizá millones, de semillas que producen durante sus largas vidas?... ¿cuantas habrán de ser barridas por los vientos, secarse sobre el pavimento, ser consumidas por las aves y otros animalillos...? ¿cuantas habrán de convertirse en robustos árboles como sus predecesores?... quizá sí se lo preguntan, en ese caso aquel pensamiento no los desanima pues esa, esa única  semilla que eche raíz y, a su vez, despliegue millones de semillas, a su tiempo, esa habrá valido por todo el esfuerzo...
Así, también, de entre los cientos de semillas y plantas que lleguen al jardín, pocas vivirán mas de algunos meses, o incluso solo un par de días... así es esto... morirán por diversas razones, por alguna plaga, por algún gato callejero, por alguna enfermedad, por algún evento natural, por algún descuido, por falta de conocimientos de parte del cuidador... o simplemente por que no le gustó el lugar... Las plantas son así, son como las demás criaturas... algunas son fuertes aunque no lo parezcan, algunas parecen fuertes pero no lo son, algunas son delicadas, algunas son venenosas, algunas son parásitas, algunas necesitan mucho espacio y otras muy poco, algunas son celosas y otras muy compartidas... Las plantas son como las relaciones interpersonales, algunas echan flores y mueren; otras parecen haber perecido, pero solo hay que sacar el bulbo y tenerlo listo para el próximo año; algunas echarán flores todo el año, otras no echan flores nunca... algunas prefieren el sol, otras la sombra... algunas viven mucho, otras poco... algunas necesitan muchas especificaciones de terreno, otras crecen en todos lados, algunas son imposibles de criar lejos de su natal tierra... algunas enriquecen la tierra donde crecen y otras la echan a perder... algunas echan semillas a manos llenas, otras requieren un piesito, otras son estériles... algunas atraen mariposas o ciertas aves, otras algunos insectos o arañas.

Tener un jardín es estar listo para el cambio... para aprender, luchar y, las más de las veces, perder... no todo es aroma y verdor, es también hedor, tierra y lombrices... sin embargo nada se compara con asomarse a la ventana y ver las flores, las hojas, las espinas... las aves, las mariposas, las abejas... la vida y la muerte.

¿Es desesperante? si... supongo que a veces lo es... un jardín no es algo que se deja al olvido... nada puede dejarse al olvido... por que lo que se olvida y se desatiende, eventualmente morirá... diablos si lo que se atiende muere ¿que se espera de lo demás?... por eso se espera... se atiende, se persevera y se espera... y se espera... dicen que hay plantas que echan una sola flor cada 50 años y que vive solo unas horas... ¿no vale acaso la espera... la búsqueda... e incluso la brevedad?

No soy una optimista... pero he visto plantas renacer de un pedasito de rama que parecía muerta... las he visto sobrevivir a las plagas... las he visto necesitar poda... cielos!, eso es algo que vale la pena aprender de ellas que a veces necesita uno despojarse de algunas cosas para volver a florear... No, esto no es optimismo o ciega esperanza... estos son solo los ojos del lobo que lo ven todo como es... muchas flores se irán con la primavera, muchas flores volverán cada primavera... algunas solo vendrán en invierno y, mientras todo esto pasa, las semillas de los árboles que han de cobijar a aquellos que aprendan a esperar, duermen...

Y lo que quiero decir es que puedo esperar... puedo esperar...

2 comentarios:

  1. Con este articulo me acorde de "El jardin olvidado" de Kate Morton. ¿lo has leido?

    ResponderEliminar
  2. no he tenido el placer... acabo de leer la sinopsis, se ve interesante...

    ResponderEliminar