escuchaste eso?... no, olvidalo... no hay lobos en la ciudad... o si?


viernes, 9 de septiembre de 2011

Acerca de la creación (a petición)

Así como los pies golpean la tierra con fuerza en suplicante petición a la lluvia... de igual manera los ríos han de desbordarse y llevarse las vidas de muchos, para sorpresa de arrodillados oradores.
De igual manera, desde tiempos inmemoriales, se suplica a los vientos por una visión, por una idea, por una imagen... y la fuerza necesaria para materializarla... desde una montaña, algún desierto o de las entrañas de alguna antigua cueva... suplicante... agonizante... una visión, una idea... una imagen... Dioses!!... y la fuerza... sí... y la fuerza para materializarla... por que lo único peor que no recibir ninguna visión es recibirla y no tener la fuerza para seguirla... así, de este modo se ahogan las esperanzas dentro de la visión como se ahoga uno dentro de las aguas del río, después de haber sufrido la sed de la larga sequía...
Ya lo sabes... Todas las fuerzas creadoras son también fuerzas destructoras, como Parvati y Kali... Bastet y Sekhmet... dos lados de la misma moneda... en la creación, los extremos se tocan... y todo aquello que puede dar vida, puede arrancarla... Si lees ésto se que, igual que yo, sientes las manos de la anhelada visión rodearte el cuello, sientes su peso mientras la llevas a cuestas a las cacerías... y si tienes suerte, pagará el viaje con algunas imágenes, la moneda de los espectros, de los espíritus y de algunos Dioses... sabes entonces que su peso acabará por matarte... si no lo hacen primero sus garras...
No, no me desvío del tema... por que todo gira al rededor de la misma idea... esa idea que algunos siguen y de la que algunos corremos... Mírame lobo!... mira en que me he convertido y dile... dile que estas manos no están calificadas para esculpirla ni dibujarla... dile que estas manos lobunas carecen de la fuerza y la pericia para decantarla... que simplemente carezco del interés para seguir su rastro... dile... dile que me deje en paz... grúñele... ya es hora de que me deje dormir... de que me deje internarme en las sombras del encierro... su voz no es grata... es por demás cruel...
Espíritus... alejen la visión de esta criatura simple... aléjenla... y si en las cartas aparece que mi petición ha de ser ignorada... Espíritus... al menos otérguenme la fuerza que ha de imprimir creación a mis huellas...

Diluvio a los sedientos... diluvio a los sedientos...

Y la luna... se ve hermosa esta noche, luciendo ese bello chal de noches de frío... Siéntate conmigo, Lobo, una vez más, como haces siempre... mientras las criaturas que llamamos amigos se olvidan de nosotros... y nosotros hacemos como que nos olvidamos de ellos... en esta noche de frío... y de olvido... y de soledad...

Auuuuuuuuuuuuuuu!

No hay comentarios:

Publicar un comentario