escuchaste eso?... no, olvidalo... no hay lobos en la ciudad... o si?


jueves, 17 de noviembre de 2011

Siguiendo fantasmas

Dice el Lobo que a lo largo de nuestras vidas hemos de seguir innumerables fantasmas... de los cuales, muy pocos serán verdaderos fantasmas y el resto serán nuestro reflejo y nuestra sombra... y supongo que eso mismo es lo que he estado siguiendo... mi propio reflejo en tus ojos, con la esperanza de que siguieras tú el tuyo en los míos... no puedo culparte por mantener la mirada fija en el horizonte... y tampoco me arrepiento de haber dicho que te amo... sé que crees que no te conozco, pero te conozco... te conozco muy bien... y es por eso que estoy lista para seguir mi camino... creí que si te hacía compañía durante suficiente tiempo, en tu espera por ser encontrado sentado a mitad del bosque, te darías cuenta de que ya habías sido encontrado por mí desde el principio... no hay rencores... supongo que habría de llamar a esto un buen karma ya que yo he hecho justo eso muchas veces, viendo pasar los botes salvavidas para finalmente nadar por mis propios medios... no, yo no soy la salvación de nadie y nunca quise ser la tuya... es solo que creí que podríamos caminar juntos por el bosque mientras encontramos nuestro camino... agradezco todas aquellas horas de buena platica, que espero no se terminen... me conozco este bosque, así que volveré algunas veces para escucharte y ver tu mirada perderse en el horizonte... por ahora tengo hambre, seguiré otras presas... seguiré otros fantasmas, mientras trato de sacudirme todas aquellas imágenes de una vida juntos que me inventé... "seríamos felices" le dije al Lobo, y el me contestó que se necesitan dos aves para cuidar un nido... sonreí "aún el águila debe bajar alguna vez" le dije... "pero solo por sus propias presas y a su propio tiempo" concluyó...

El Lobo me dejó llorar sola por un tiempo y luego fue por mi, sin reproches ni regaños... es hora de irse... en silencio...

viernes, 28 de octubre de 2011

El último aullido de búsqueda... ya ha ocurrido

Ésta noche hace frío... en realidad ha hecho mucho frío... es como si el invierno se hubiera saltado al otoño, y ni siquiera ha pasado mi cumpleaños... no me quejo... debo admitir que me gusta mucho el frío a pesar de que soy una criatura bien friolenta, me gusta... con sus narices heladas y rojas, labios partidos, gorros y bufandas... el glorioso aire helado... y mientras pienso en esto, me enrollo en alguna cobija, para dejar de temblar y terminar de tejer el suéter para mi gato.

Realmente tengo buenos recuerdos en mi memoria... sé que muchos se han deformado con los cambios de estación, pero no es tan malo... todo está sujeto a detrimento, por qué habrían los recuerdos de ser diferentes?... por qué habrían las amistades de ser diferentes?... me he distanciado de mis diferentes amigos, y en consecuencia ellos se han alejado de mí... es así.

Quizá les haya ocurrido que de pronto se descubren reconociendo el camino, y se dan cuenta de que han estado caminando en círculos... a mi me ocurre muy a menudo... recientemente descubrí un amplio círculo que he estado trazando, lo he hecho por tanto tiempo que ya me hes imposible saber como llegué a él... me refiero al circulo de la soledad... miro al lobo dar un par de vueltas antes de echarse a dormir y creo que yo hago lo mismo, doy vueltas para estar segura de que no hay nada amenazador al rededor... nadie amenazador al rededor... nadie... soy insegura y necesitada... y sin embargo me he encargado de diseñarme una vida que no incluya a nadie más, donde pueda dar vueltas en mi propia inseguridad sin arriesgarme a necesitar de la ayuda o el apoyo de nadie... simplemente me pregunto si la soledad me obligo a volverme "autosuficiente" o si esta extraña "autosuficiencia" me entregó a la soledad... en realidad no lo sé... y no lo entiendo... las personas a mi alrededor simplemente esperan a que me las arregle sola e incluso que les ayude, como un hecho más de la vida... no pido ayuda con la creencia de que no la obtendré de nadie... y cuando ocurre que necesito la ayuda de alguien más me la niegan o simplemente no hay a quien pedirle nada, sin sorpresa "era de esperarse", reforzando mi creencia y mi ensimismamiento... lo admito, la gente me parece atemorizante, amenazadora, y después de haber sido una fiera a la defensiva, cada vez evito más y más las confrontaciones, los encuentros... las miradas... Al darme cuenta de esto no puedo evitar, también, darme cuenta de otra cosa, cuando eventualmente encuentre otra criatura como yo, si es que ocurre, será demasiado tarde... por que, de hecho, ya es demasiado tarde... lo digo con un poco de tristeza, es cierto, y con una lágrima que simplemente no puedo contener... - no quiero contener... no encuentro caso en contener... - es simple, mi pelaje esta tan pardo y estropeado como, o incluso más, que el de los demás... he sobrevivido, por que soy una sobreviviente, pero el precio fue muy alto... me marchitaré y moriré...

He decidido con este descubrimiento cesar el aullido... no más búsqueda, lo dejaré en esto... como muchas otras cosas, con la ilusión de lo que podría ser, pero ya no puede ser... Sería una vergüenza recibir la tan esperada respuesta en estas condiciones... Así que lo acepto, me he endurecido... la ciudad, las situaciones, la soledad, me han endurecido... me han estropeado... y lo he permitido... Aun cuando el lobo me encontró creo que tardó demasiado y él lo sabe... Así que si un día escuchas mi aullido por la noche, quiero aclararte que no es un llamado, ya no más un llamado... sino solo una señal de vida "sigo aquí" mientras soy devorada... y no te sientas mal por mí... moriré de pie, como un árbol cuyo cadáver yace hueco, pero no cae...

Saben? compré la orquídea por que realmente necesito las presas y el río, ahora más que nunca... así que quizá muera, pero quizá no... estaré aquí de cualquier modo... sosteniendo el último pilar que queda, de lo que fuera un castillo...

Un día escucharé un aullido y me hará sonreír... los míos existen, lo sé... aunque, ya ni siquiera entre ellos haya lugar para mí...

sábado, 8 de octubre de 2011

La teoría de la orquídea

El otro día entró una hermosa mariposa nocturna a mi cuarto... completamente negra, enorme... hermosa... volaba pausadamente, no como las pequeñas... supongo la gracia de sus movimientos se debía a su impresionante tamaño... entró silenciosa, quizá llamada por la luz o por el calor del cuarto... corrí tras ella, la observé, fascinada, entrar y acomodarse sobre el closet... y luego reacomodarse en una trabe cerca del techo... su aparición me hizo sonreír... y, al igual que el lobo, la miré con detenimiento por largo rato... luego volvimos a nuestros asuntos y ella pasó a ser parte del lugar, de vez en vez la vimos volar de un lado a otro, con aquel grácil y pesado vuelo... luego de la atareada noche, el anuncio del alba nos concedió el sueño no sin antes asegurarnos del paradero de la nueva inquilina... El gato la mató mientras dormíamos.

Antes de que el lobo me encontrara me sentí siempre fuera de lugar, siempre extraña... luego que él me encontró me sentí aun más fuera de lugar y me supe una extraña... es curioso... sin embargo, hay cierta paz en seguirle los pasos, mirar con sus ojos y echarse en el piso, junto a él.
Lo recuerdo diciéndome que lo superaría todo, siempre... "somos sobrevivientes, es lo que hacemos"... no le creí entonces, pero es verdad, todos los somos, todos aquellos que estamos vivos lo somos... somos sobrevivientes... y todo hemos de superarlo, todo excepto una cosa... esa capaz de arrebatarnos el titulo...

A lo largo de mi vida he deseado infinidad de cosas, he soñado con algunas de ellas, con ciertas situaciones, con ciertos logros... y sin embargo, desde pequeña aprendí que no habría de obtener aquellos objetos de mi deseo... y poco a poco dejé de desearlos y por lo tanto de intentar obtenerlos, sin embargo no se fueron jamás de mis sueños, para herirme, para hacerme desearlos y desear no desearlos y desear jamás intentar obtenerlos... dicen que hay una diferencia entre aquellas cosas que podemos obtener y aquellas que no y que hay que conocerla lo antes posible, yo aun no la conozco... he intentado muchas cosas, muchas... e inevitablemente las he abandonado... el lobo sacude la cabeza con desapruebo pero dice que está bien, por que nada hemos de llevarnos... esas pérdidas las he superado, como dijo también que lo haría... extrañamente han dejado vacíos enormes que no he podido llenar... los vacíos que deja la pérdida de aquello que nunca tuvimos son una herida virulenta que acaba por extenderse y corromperlo todo... sabes que es así cuando haz dejado de intentarlo, cuando te das cuenta que poco a poco crece el vacío de las cosas jamás obtenidas, vaciándote por completo... dejando un enorme cascaron.
"Estas viva... Tienes el estomago lleno y donde dormir... Hay presas y río... Tienes suficiente, tienes demasiado."... y lo sé... lo sé... pero y si no es suficiente?... me prueba eso ajena al lobo?... Hay un bosque creciendo en mi pecho, las semillas se desbordan y no encuentran tierra fértil para germinar... ¿cómo puedo prenderle fuego y olvidarme de él?... me repito "es suficiente, es demasiado" como un mantra lobuno para acallar las voces, para aceptar el camino. El lobo pelea, él pelea... pero yo no se elegir mis batallas... "simplifica" dice... y termino repitiendo el mantra... "es suficiente, es demasiado"

La orquídea...

Iba a comprar una orquídea... blanca... debo decir que las orquídeas nunca fueron mis flores favoritas, las encontraba un tanto sugerentes... pero algunas cosas cambian... las orquídeas siguen siendo orquídeas... y siguen pareciéndome sugerentes... sin embargo, de pronto, al ver esta hermosa orquídea blanca quise tenerla en mi cuarto, en ese creciente "jardín" interior donde solo hay verde... las flores son en esencia entes del sol, por lo que no se ven creciendo en interiores... es irónico, o cruel, las flores han tenido mala suerte conmigo o yo con ellas... las plantas de interior van conmigo, pero las flores no... comienzo a pensar que es una señal de los espíritus... una metáfora... o una maldición...  y al rededor de esto el asunto de la orquídea-mariposa nocturna, que gusta de crecer en interiores... suena a esperanza...

En realidad no compré la orquídea... se me dijo "está muy cara... se te morirá pronto... no vale la pena", lo refuté todo "voy a comprarla y punto"... luego, poco a poco acepté los contras como verdaderos y como obvios... "no vale la pena" acabé diciéndome... el lobo se molestó por el asunto "perdiste las presas y el río" me dijo. Ahora el asunto de la orquídea se pudrirá en mi interior... voy a superarlo... "es suficiente, es demasiado"

miércoles, 21 de septiembre de 2011

La espera (a petición)

No creo que pueda encontrarse un mejor maestro en esta vida que un jardín.

Yo tengo un pequeño jardín donde trato de criar diversas flores, un pequeño árbol frutal, algunas sávilas, cactus, algunas otras plantas varias... y un sentido de la vida.
Un jardín te enseña todo lo necesario para vivir... te enseña sobre relaciones personales, sobre la gente, el mundo, las situaciones... te enseña sobre perseverancia, selección, decisión, equilibrio, individualidad, esperanza y aceptación... pero por encima de todo te enseña paciencia... sí, en un jardín y en el mundo, hay que saber esperar...

Una semilla tarda en germinar... y luego en crecer... y en echar flores... y algunas veces pasarán muchos días para que nos demos cuenta de que murió sin siquiera abrirse... y que hay que volver a empezar.

A menudo me recuesto en el piso y observo a los árboles que se yerguen hacía los cielos, los miro y me pregunto si ellos se preguntan ¿qué ha de ocurrir con las miles, quizá millones, de semillas que producen durante sus largas vidas?... ¿cuantas habrán de ser barridas por los vientos, secarse sobre el pavimento, ser consumidas por las aves y otros animalillos...? ¿cuantas habrán de convertirse en robustos árboles como sus predecesores?... quizá sí se lo preguntan, en ese caso aquel pensamiento no los desanima pues esa, esa única  semilla que eche raíz y, a su vez, despliegue millones de semillas, a su tiempo, esa habrá valido por todo el esfuerzo...
Así, también, de entre los cientos de semillas y plantas que lleguen al jardín, pocas vivirán mas de algunos meses, o incluso solo un par de días... así es esto... morirán por diversas razones, por alguna plaga, por algún gato callejero, por alguna enfermedad, por algún evento natural, por algún descuido, por falta de conocimientos de parte del cuidador... o simplemente por que no le gustó el lugar... Las plantas son así, son como las demás criaturas... algunas son fuertes aunque no lo parezcan, algunas parecen fuertes pero no lo son, algunas son delicadas, algunas son venenosas, algunas son parásitas, algunas necesitan mucho espacio y otras muy poco, algunas son celosas y otras muy compartidas... Las plantas son como las relaciones interpersonales, algunas echan flores y mueren; otras parecen haber perecido, pero solo hay que sacar el bulbo y tenerlo listo para el próximo año; algunas echarán flores todo el año, otras no echan flores nunca... algunas prefieren el sol, otras la sombra... algunas viven mucho, otras poco... algunas necesitan muchas especificaciones de terreno, otras crecen en todos lados, algunas son imposibles de criar lejos de su natal tierra... algunas enriquecen la tierra donde crecen y otras la echan a perder... algunas echan semillas a manos llenas, otras requieren un piesito, otras son estériles... algunas atraen mariposas o ciertas aves, otras algunos insectos o arañas.

Tener un jardín es estar listo para el cambio... para aprender, luchar y, las más de las veces, perder... no todo es aroma y verdor, es también hedor, tierra y lombrices... sin embargo nada se compara con asomarse a la ventana y ver las flores, las hojas, las espinas... las aves, las mariposas, las abejas... la vida y la muerte.

¿Es desesperante? si... supongo que a veces lo es... un jardín no es algo que se deja al olvido... nada puede dejarse al olvido... por que lo que se olvida y se desatiende, eventualmente morirá... diablos si lo que se atiende muere ¿que se espera de lo demás?... por eso se espera... se atiende, se persevera y se espera... y se espera... dicen que hay plantas que echan una sola flor cada 50 años y que vive solo unas horas... ¿no vale acaso la espera... la búsqueda... e incluso la brevedad?

No soy una optimista... pero he visto plantas renacer de un pedasito de rama que parecía muerta... las he visto sobrevivir a las plagas... las he visto necesitar poda... cielos!, eso es algo que vale la pena aprender de ellas que a veces necesita uno despojarse de algunas cosas para volver a florear... No, esto no es optimismo o ciega esperanza... estos son solo los ojos del lobo que lo ven todo como es... muchas flores se irán con la primavera, muchas flores volverán cada primavera... algunas solo vendrán en invierno y, mientras todo esto pasa, las semillas de los árboles que han de cobijar a aquellos que aprendan a esperar, duermen...

Y lo que quiero decir es que puedo esperar... puedo esperar...

viernes, 9 de septiembre de 2011

Acerca de la creación (a petición)

Así como los pies golpean la tierra con fuerza en suplicante petición a la lluvia... de igual manera los ríos han de desbordarse y llevarse las vidas de muchos, para sorpresa de arrodillados oradores.
De igual manera, desde tiempos inmemoriales, se suplica a los vientos por una visión, por una idea, por una imagen... y la fuerza necesaria para materializarla... desde una montaña, algún desierto o de las entrañas de alguna antigua cueva... suplicante... agonizante... una visión, una idea... una imagen... Dioses!!... y la fuerza... sí... y la fuerza para materializarla... por que lo único peor que no recibir ninguna visión es recibirla y no tener la fuerza para seguirla... así, de este modo se ahogan las esperanzas dentro de la visión como se ahoga uno dentro de las aguas del río, después de haber sufrido la sed de la larga sequía...
Ya lo sabes... Todas las fuerzas creadoras son también fuerzas destructoras, como Parvati y Kali... Bastet y Sekhmet... dos lados de la misma moneda... en la creación, los extremos se tocan... y todo aquello que puede dar vida, puede arrancarla... Si lees ésto se que, igual que yo, sientes las manos de la anhelada visión rodearte el cuello, sientes su peso mientras la llevas a cuestas a las cacerías... y si tienes suerte, pagará el viaje con algunas imágenes, la moneda de los espectros, de los espíritus y de algunos Dioses... sabes entonces que su peso acabará por matarte... si no lo hacen primero sus garras...
No, no me desvío del tema... por que todo gira al rededor de la misma idea... esa idea que algunos siguen y de la que algunos corremos... Mírame lobo!... mira en que me he convertido y dile... dile que estas manos no están calificadas para esculpirla ni dibujarla... dile que estas manos lobunas carecen de la fuerza y la pericia para decantarla... que simplemente carezco del interés para seguir su rastro... dile... dile que me deje en paz... grúñele... ya es hora de que me deje dormir... de que me deje internarme en las sombras del encierro... su voz no es grata... es por demás cruel...
Espíritus... alejen la visión de esta criatura simple... aléjenla... y si en las cartas aparece que mi petición ha de ser ignorada... Espíritus... al menos otérguenme la fuerza que ha de imprimir creación a mis huellas...

Diluvio a los sedientos... diluvio a los sedientos...

Y la luna... se ve hermosa esta noche, luciendo ese bello chal de noches de frío... Siéntate conmigo, Lobo, una vez más, como haces siempre... mientras las criaturas que llamamos amigos se olvidan de nosotros... y nosotros hacemos como que nos olvidamos de ellos... en esta noche de frío... y de olvido... y de soledad...

Auuuuuuuuuuuuuuu!

viernes, 26 de agosto de 2011

Odio tu celular (a petición)

Más allá del reinado de cables y concreto... siguiendo kilómetros de carretera, sobre valles y montañas, sembradíos y arena... vive una criatura esquiva que gusta del silencio y que para él, según dice, nunca es incomodo... viaja a menudo y aun no encuentra el sitio al cual pertenecer... está siempre en constante movimiento, en constante búsqueda... y, sin embargo, contradiciendo su gusto por los silencios, suele dirigir sus palabras a mi encierro, y por un momento, a pesar de la distancia, olvidando el viaje de arena y sembradíos, montañas, valles, y carreteras, su voz llega hasta mis oídos, a veces me encuentra alegre y llena de vida, a veces sumida en la tristeza y otras veces con un gruñido arrastrándose por mi garganta... pero su voz siempre es consuelo y tiene algo de magia que acaba por arreglar las cosas... Juraría a veces que sus palabras suenan a aullido, pero bien podría ser cosa de la mala recepción pues justo cuando estoy a punto de asegurarme, las palabras se pierden en el camino... Odio tu celular... quizá debiera odiar la recepción o la distancia o a las carreteras, valles, montañas, sembradíos y arena entre nosotros... quizá debiera odiar la lluvia, la estática, la interferencia, la infraestructura de las compañías telefónicas, a las mismas compañías telefónicas, a los dioses por permitir semejante tragedia como es perderme la tenue esencia que puedo extraer de tus palabras, tu compañía, tu... o a ti, por estar tan lejos... pero simplemente odio tu celular... lo odio por que no me deja más que aferrarme a ese sentimiento de cercanía que dejan tus breves visitas, enredarlo con las tonalidades de tu voz, y tejerme con ellos una manta para el frío del alma... dejando perder la conexión y la declaración a medio terminar.

El Lobo ya no se extraña de verme correr a tomar la llamada, ni de verme sonreír mientras "hablo sola" como él dice... pero, en cambio, se burla de los modos humanos de emular el contacto... se burla con crueldad de las ilusiones de un lobo cautivo, pero sé que secretamente él también tiene ilusiones y que, tristemente, aun comparte mi celda...

Quizá luego del odio acabe por hacerle un altar, le haga una danza y le lleve ofrendas... ya que a pesar de todo me permite decirte lo mucho que se extraña tu visita a estos olvidados bosques... y de paso sea dicho que también odio tu computadora...

martes, 3 de mayo de 2011

Esta infranqueble distancia

El punto en el que se pierde la intención original de las palabras es un misterio... y decifrar qué es lo que las palabras de la criatura frente a nosotros encierran puede convertirse en infierno... ¿que pensamientos yacen detrás de esa mirada? el significado último es esquivo y engañoso.

Fue demaciado tonto de mi parte pensar que la confianza lo era todo, ¿que es confianza sin comunicación?... ¿como esperar que un Jaguar y un Lobo se comprendan?...
Las palabras hicieron que nos encontraramos, sí, pero solo él silencio podría habernos dado la oportunidad de compartir el camino...
Quizá tuvieras razón en pensar que nuestras diferencias nos hacen desear la mutua compañia, pero esas mismas diferencias están destinadas a mantenernos separados... por que no he de ser capaz de trepar a los árboles y vivir del acecho, como no haz de ser capaz de aullar por las noches y seguir por kilometros el rastro de mis presas...

El lobo no ríe esta vez ni dice "te lo dije" ni me echa en cara mi ingenuidad... quizá por que no es necesario, sabe que he caido y que no me queda mas que sacudir mi pelaje y seguir un nuevo rastro...

Me das a elegir entre blanco y negro, entre mártir o villano... y ante aquel mundo de absolutos no puedo más que tomar el cuchillo y envolverme en las sombras... si tomé el cuchillo fue por que me lo ofreciste no por que lo necesitara y si elegí las sombras es por que de ellas provengo y no les temo... el cuchillo puedes tenerlo de vuelta, más aunque puedas seguir mi rastro, ambos sabemos que no podrás darme alcance... y lo lamento...

Escucha mi canción a lo lejos, escuchala aunque no puedas comprenderla, que el saber que lo intentas me da esperanza... y quizá algun día encuentre al compañero que sea capaz de cantarla conmigo todas las noches y a partir de ella llevar nuevas a lejanos bosques...

Y sí... esta noche dice "te extraño"...

domingo, 24 de abril de 2011

La terrible inclemencia de la continuidad

Hay cosas de este mundo que uno sabe... cosas y sucesos que uno sabe con certeza... como la vida y la muerte... y sin embargo, cuando la muerte nos mira de frente a través de los ojos de un ser querido, sabe tan distinto... lo se... lo supe desde que te conocí, desde que miré en tus ojos y cuando miraste en los mios, ambas supimos que dentro de la otra yace la semilla de la muerte y que en cualquier momento ha de florecer, de una u otra forma... y sin embargo duele perderte, perderte como eras... perderte como fuimos juntas, en esta vida... como fuiste desde que te encontré y hasta que te perdí... y como serás siempre en las historias que de tí cuente y como serás en mi mente hasta que mi tiempo llegue...
Asi es el mundo... el mundo donde uno ha de perderlo todo, y aquello que uno no pierda estará destinado a perderlo a uno...
Y quizá lo que duele más es saber que nada cambia en realidad... no hay algun cataclismo que marque la llegada de las criaturas importantes a nuestras vidas, y de igual manera no hay ninguno que marque su partida... el sol vuelve a salir y luego la luna... los chistes siguen siendo graciosos y la musica sigue siendo bella. Así es mientras la vida se nos escapa dejando el rastro del dolor marcado en nuestro cansado cuerpo; otros reirán con tonterias, llorarán, tendran sexo e incluso naceran... todo ha de ocurrir en esta mezcla llamada mundo, en esta mezcla llamada vida...

El lobo aulló esa noche, y aulló la noche siguiente... y lo hará muchas más... y yo he de aullar con él mi dolor por tu pérdida... lo haremos muchas lunas... y todos los dias hemos de celebrar tu vida y lo que dejó en las nuestras... y te buscaremos... y esperaremos tambien que nos encuentres... y quizá no hemos de lograrlo en esta vida... pero tengo la certeza de que volveremos a vernos y de mirar en nuestros ojos y mirar en ellos a la muerte una y otra vez, hasta el fin de los tiempos... y si lloré ayer y lo hago hoy y mañana es por que me duele, me duele como lo hizo antes y como volverá a dolerme siempre tu pérdida...

Nos miramos con tristeza, el lobo y yo... no hay necesidad de decirnos nada... solo de sentarnos juntos, muy juntos, para luego emprender la marcha diaria, como hacemos siempre...

domingo, 3 de abril de 2011

La discrepancia entre la palabra y el hecho

...el nombre y el objeto, el designio y el trato...

Las palabras humanas no son cosa importante para el Lobo, el lobo es lo que es, el lobo dice lo que ve, dice lo que es... el lobo no trata de ser lo que no es, no nombra cosas que no son y no tergiversa la relación entre las palabras y los hechos... escuchar las palabras del lobo es tener algo seguro...

Pero para este otro lobo que vive entre humanos y respira humo, las palabras si tienen importancia, la tienen en la medida en que crean formas y figuras en su mente, y que acaban por afectarle... esas cosas extrañas, las palabras, son como pequeñas esporas que viajan por el aire, pasan por los oidos y entran en contacto con el alma y algunas se pegan a ella y la infectan... se adhieren en el papel, pasan por los ojos e igual la infectan...

El lobo se rie de mi con una risa extrañamente triste, "no escuches sus palabras - me dice - las cosas son lo que son, no son lo que dicen que son, no son lo que pretenden que sean y jámas lo que quicieran que fueran..." escucho con atención sus palabras, las comprendo, pero mi alma esta infectada con las palabras de todos los demás, con los nombres, con los designios... con las imagenes, formas y figuras que evocan en mi, con los sentimientos y recuerdos que me arrancan... el Jaguar entiende de esas cosas "negar que el sol es sol no evita que éste queme" dice, lo sabe, y, sin embargo, siento como sus palabras no corresponden a la realidad y me pregunto si es acaso que así deba ser, si acaso el significado, la imagen en mi mente es lo que esta equivocado, si los sentimientos ligados a esos nombres y designios estan mal... las palabras del lobo echan raices en mi pero no florecen, las esporas no les dan espacio... y la discrepancia duele igual...

¿donde esta todo eso de lo que hablan?, ¿para que llamar al cielo, mar? ¿para que nombrar una tierra que no piensa volver a visitarse?... ¿para que llenar el silencio con tanta vacuidad?...

Respiro ondo, guardo silencio, y me oculto por un tiempo... las palabras desaparecen, ese velo desaparece y las cosas se vuelven claras... la pintura que las palabras habían dejado en los objetos y en los sucesos, se desgasta... y lo que queda es simple, es algo que puedo ver y sentir algo a lo que puedo reaccionar... el lobo sonrie, con esa sonrisa que sin palabras dice "te lo dije"

Ahora se bien lo que es... y ya no hay palabras que puedan ocultarlo... tu llamalo como quieras... las cosas son lo que son, no son lo que dices que son, no son lo que pretendes que sean y jámas lo que quicieras que fueran...

lunes, 21 de febrero de 2011

El futuro

De entre las muchas palabras humanas que carecen de forma fisica y de olor, la mas incorporea es "futuro", nombrar algo tan ambiguo e incierto... ¿que decir de eso?, ¿ambiguo, incierto?... no, más bien inexistente... ese "futuro" del que se habla no es más que ilusiones disfrazadas de posibilidades que se siembran en el presente esperando que echen raices y crezcan hasta convertirse en un árbol al cual poder trepar y desde donde las cosas se ven mucho mejor de como se ven ahora... pero ir sembrando ilusiones y regarlas con esperanzas no es más que una manera de negar el presente en el que se siembran... es una traición... peor aun, una autotraición... y el que cria futuros esta condenado a cosechar desengaños y decepciónes... y aquel que espera el arbol más grande, el que lo espera por más tiempo es el que ha de caer de más alto y por más tiempo...

Tambien yo he caido en la trampa del futuro... de la ilusion y la esperanza y por lo tanto, tambien me he hundido en el desengaño y la decepción...


El futuro que el lobo vislumbra es simple, se basa en lo que ven sus ojos y se mide en un lapso corto de tiempo, es un calculo de multiples variables pero de fácil comprobación... cuando llegue, es o no es... y nunca un será o no será, desde ahora.

Sin embargo, a los humanos les encanta herir con preguntas sobre aquello que ni es ni no es en este momento para regodearse con la respuesta cuando esta sea justo lo que no se esperaba que fuera...
El culto al futuro es tan antiguo como la raza humana y tan corrosivo desde el principió como lo es ahora... Miden sus vidas enteras en futuros: la comida, el camino, los gastos y las ganancias... se la viven contando pollitos cuando aun no compran los huevos...
El altar al futuro es tan alto que lo dictamina todo... ¿como te vez en 10 años? es de las preguntas favoritas para evaluar el valor de una persona en la ciudad... para mí, es de las preguntas más tontas e ilógicas que he escuchado... como toda pregunta sobre algo que no se ve, no huele, no se siente y simplemente no existe, la respuesta no puede ser más que un invento con más de imaginación que de realidad... sin forma, ni olor, ni presencia... inexistente.

La creacion de futuro enferma de ansiedad y preocupación... es un asunto peligroso que, a mi parecer, deberia evitarse lo más posible... claro que decir esto en la ciudad es esperar un linchamiento y de todos modos a las criaturas de la ciudad les encanta jugar a hacer las cosas que no se supone que deban hacer para luego usarlas como estandarte en la lucha de una libertad que en realidad siempre han tenido puesto que ya la ejercieron...

El lobo no entiende de esto... ¿como saber que pasará mañana? si el destino existe a él vamos inevitablemente y si no existe no puedes hacer camino empezando por el final...
Así es como sigo sus pasos... viendo lo que está frente a mis ojos, eso que es, es justo ahora... sabiendo que todo aquello que esta al frente y no puedo ver, será o no será cuando llegue allá y no antes... a veces imaginarlo esta bien, pero con la seguridad de que solo lo imagino y nada más...sé que no va a echar raices y crecer...

Pero la ciudad le teme tanto a esta incertidumbre que la viste de futuro... para poderla adorar...

jueves, 10 de febrero de 2011

En movimiento (a petición)

Que puede haber más gratificante que mantenerse en movimiento?

Para que tener 4 patas si no van a usarse?... no es acaso eso un gran desperdicio?... preguntá el lobo más bien consternado que en tono de burla... y esque día a día, este par recorre casi 35km de ida y los mismos de regreso... que más quicieramos poder caminarlos, a ese paso calmado, casi incansable... paso de busqueda y no de persecución... pero el que se mueve en la ciudad, se mueve con los medios de la ciudad, al nefasto paso de la ciudad, sumergido en el ente que forman cientos de cuerpos con prisa, moviendose de un lado a otro; este es el arte de avanzar en una colmena evitando el veneno... el lobo y yo hemos aprendido, de la manera dificil, a movernos en estas condiciones, con cortos arranques de energia, casi paso de persecusión, poniendo atención en el flujo de movimientos en masa, calculando los individuales cambios de dirección... pero luego vienen los largos viajes sin movimiento... la paradoja del desplazamiento citadino, ¿quien iba a pensar que estando de pie o estando sentado iba uno a moverse?, eso es casi cosa de brujería... y entrenar el equilibrio para dicho embrujo es un ejercicio imprecindible y truculento, que una vez dominado da pie a lo demás: el cuidarse de aquellos que aun no aprenden de él y de aquellos que no solo lo dominan sino que le sacan probecho, a costillas de los demás...
El viaje es el paraiso y el infierno, todo en uno solo... pasando de la tanquilidad a la desesperación, del insoportable calor al escalofriante frio, del silencio a la explosión de ruido... de la posibilidad a la conclusión y finalmente: de la ilusión al desengaño...

Aquel que no sabe de la ciudad se aterra ante la indiferencia de sus habitantes, pero aquel que sabe de ella, es indiferente ante la indiferencia... abraza la huida, no la fisica, sino la otra... por que aquello que pasa frente a las ventanillas puede perforarle a uno la mente y el corazón, tantas veces como uno lo permita... el olor de los cadaveres y el agua estancada, la vista de los condenados a muerte y los muertos en vida, la vista de los que matan con la sonrisa en la cara y la bendición en la frente y de aquellos que les aplauden... la imagen de lo que es, la ilusion de lo que debería ser y la tragedia de lo que fue... la vida y la muerte... la vida sobre la muerte... la vida ocultando la muerte, o al menos intentandolo con esa fachada de frivolidades que a la ciudad le encanta desplegar...

Y a menudo el destino no es mejor que el camino... pero el primero se espera y el segundo se recorre... una y otra vez... se extiende el mantel, se tiende la cobija y se abre la puerta de las historias... todo el tiempo, para soportarlo, para sentir que este estatico movimiento tiene algun sentido o alguna utilidad...

Y el Lobo me pregunta si vale la pena vivir de esta manera... morir de esta manera, entre tanta muerte y tan poca vida... entre tanto dolor y tanta negación... la garganta tiende a cerrarseme cuando intento contestar, miro arriba y veo algo luminoso: la luna, disfrazada de esperanza... "si, todabia vale la pena" le digo... asiente con resignación y comienza el trote que he de seguir, de vuelta al principio...




Que no daría por poder caminarlos, a ese paso calmado, casi incansable... paso de busqueda y no de persecución... a tu lado...

jueves, 27 de enero de 2011

Sobre las largas despedidas (a petición)

A decir verdad no creo en las despedidas, me es imposible imaginar una verdadera despedida, un "no volveré a verte jamás"...
El lobo me ha encontrado a travez de las eras, las civilizaciones, las vidas... siempre ha vuelto a encontrarme... así que, por que no habría yo de encontrarte nuevamente?, por que no habría de reconocerte a travez de los ojos de un extraño, de un forastero, por que no habrías tu de reconocerme en los ojos de otra cratura distinta, de hábitos contrarios a los mios?

Para qué, entonces, despedirnos de manera tan "definitiva"?... para que usar ésta vida en despedidas superfluas cuando un solo "hasta luego" es suficiente?... como saber si este momento no es solo otra repetición, una vuelta más en el enorme e infinito espiral del tiempo?... como saber si esto no es solo la continuación de una historia vieja y olvidada?, que esta alma antigua reconoce a la tuya y quizá recuerda, entre sueños, la primera vez que tu mirada se cruzó con la mía... la primera vez que compartimos una sonrisa o una lágrima...

De este modo, las separaciones no existen y, por lo tanto, las despedidas tampoco debieran de existir, su falaz imagen es una ilusión como lo es todo en esta ciudad, como la ilusión de separación, de límite y definición... Así, mientras hayas de pisar la tierra me estarás tocando y mientras el aire llene tu pecho, habrás de llevar mi esencia dentro de ti en cada inspiración... así tus pasos te lleven por otro camino y tus pensamientos se olviden de mi, hemos de estar unidos por los elementos constantes en los que estuvimos, estamos y estaremos inmersos hasta el último de los días de nuestra madre primordial... Y entonces no es imposible volver a encontarnos como hicimos hoy, mañana y despues del atardecer, al despuntar el alba.


El lobo sonrie, le gusta cuando parece que comprendo... no, cuando parece que recuerdo las eternas leyes de la permanencia de las almas y la impermanencia material...


Entre las miles de tragedias y torturas que hemos de padecer en esta y otras vidas, te recuerdo, del mismo modo que el lobo me hace recordar, que las despedidas no pueden ser una de ellas...


Hasta luego...

viernes, 14 de enero de 2011

Un mundo de ruido

Recordar los sonidos del bosque no es necesariamente pensar en el silencio, no es idealizar la vida entre arboles y sobre tierra... no... es simplemente la vaga sensacion de haber conocido un mundo de sonidos sutiles, en algun lejano pasado... un mundo donde un llamado recorre kilometros y la respuesta es capaz de viajar igual distancia... el sonido del bosque es el conjunto de sonidos que pueden ser identificados individualmente y comprendidos por igual... es el conjunto de sonidos cuya dirección y fuente son obvias y su seguimiento y encuentro posibles... Despues de todo, que es una criatura del bosque sin oido sino una presa, un cadaver... Aquellas hojas secas que crujen son un aviso, aquellas aguas en movimiento son un alivio...

La tragedia del lobo en la ciudad es la alegria del lobo en el bosque... mantener el oido fino es vivir en el sobresalto y en el dolor... los humanos de la ciudad son cosa curiosa y ruidosa: viven inmersos en un mundo de ruido donde cada ruido individual crece exponencialmente para opacar al otro monton de ruidos que a su vez crecen exponencialmente hasta no ser más que una maraña de cosas confusas destrozando los tímpanos - de por si destrozados - de los oyentes... un verdadero infierno... no hay algodon suficiente para acallar semejante infierno aunque cualquier cosa que lo reduzca es recibido como bálsamo celestial...

Sucede que el silencio, aqui, es casi inalcanzable... es un bien que muy pocos poseen... si el silencio es oro, esta ciudad es el lugar mas pobre al que puede uno llegar...

El lobo vive con las orejas bien tapadas recordando lugares mejores... acallar este barullo es un arte que no he podido aprenderle... Me llama hipócrita por que ya me he contagiado de esto y he adquirido una necesidad de "ruido"; a penas los ruidos desaparecen, comienzo el mio... quizá esta enfermedad sea del tipo crónico-degenerativo y solo vaya de mal en peor... por lo pronto, muy a pesar de mis cuidados, mi oido se va perdiendo poco a poco... y quiza no tan de a poco...

Me pregunto si esta enfermedad se llama simple miedo al silencio... quiza teme uno que el silencio lo delate... que entregue información que preferimos mantener oculta:  la velocidad con que el corazón late, la seguridad de los pasos, la respiración, el llanto... y si ese es el caso es quizá la manera con la que la ciudad lidia con la falta de sigilo... lo que en el bosque es el arte del silencio en la ciudad es el arte de moverse ruidosamente pero debajo de los otros ruidos... quizá en la ciudad el sordo es el rey...

Aauuuuuuuuuuuuuuuu!